miércoles, 30 de diciembre de 2009

Ruculas y Infeccion del Inconsiente

Sirva el ultimo vaso de leche fría, como indica el holocausto ya casi comienza a encarnar el modelo de aviones & cubiertas 76.
El resto es para los lienzos de los pobres, para las cucarachas que derraman porciones de torta cascabel, y esquinas provenientes de Estocolmo, para caer en prisión antes que las vecinas de la cuadra tomen sus anticonceptivos.
Sacarte la mugre quedando pelusienta mi engranaje acordeón el té ya en sed desviada alcoholición, permitida por antes en los años de las islas Hebridas. Se que me odiaste y te pido perdón, yo se quien pisoteo en los intervalos a quien le como los ojos y le tiro vinagre y perdón si las sillas rotas se rompieron, y perdón por las mesas sin as de escoba ni potrillos Me soslayo en la vitrina
Serpiente tiburón que me traga en sus conchanjes, rio azulejos, la luz a los lejos me transforma en hielo. Esquivel o ronchas karmicas petroleras sin astucias pinguinesca
Y nadie sabe lo que quise decir, solo vos, la madre de todas mis culpas de todas mis formas viruseas la única estrella en la ventana.
Me expando en la nube aterciopeluda como si pudiera descofrar el cielo mi espionaje nose si será triunfal ni triangla me devora en este holocausto hipertinetico de apretarte. Me quedaría como en las noches de este mismo sitio y ficha ebrios desasusena
Control hepático rango tres tejidos al borde de la corrupción de silencio por muerte, silencio o muerte, silencio muerterete odio al prójimo, y que? Ni rebotes ni azotes solo karma apropiado del susodicho.
Y lo que era antes ahora es inocente por risas afónicas, pero cumplir años no es angustia, es muerte psicodélica de renacimiento al Pleyadismo posterior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario